#ChidasEnLínea es un proyecto feminista que busca reconocer y documentar el impacto de la violencia digital en las adolescentes mexicanas. Asimismo, somos un equipo que, a través de la escucha activa y el diálogo con las mujeres más jóvenes, buscamos crear estrategias de resistencia y de lucha para que las mujeres mexicanas puedan habitar una internet libre de violencias machistas.

En #ChidasEnLínea nos interesa:

  • Escuchar a las adolescentes mexicanas para saber: ¿cómo afecta la violencia digital a las mujeres adolescentes en México?; ¿cuáles son las consecuencias en su vida? y ¿quiénes son los principales agresores?
  • Al procurar una escucha activa con las adolescentes mexicanas sobre cómo viven la violencia digital, logramos conocer y comprender mejor la situación a la que se enfrentan para proponer a las personas tomadoras de decisiones alternativas y posibles soluciones para prevenir y combatir esta forma de discriminación.
  • Sabemos que lo que no se nombra, no existe, por lo que señalar la violencia digital de género en las adolescentes mexicanas es muy necesario para lograr reconocer la importancia del problema y abonar propuestas para resolverla y combatirla.

¿Qué nos mueve?

La pandemia generada por el COVID-19 ha derivado en una mayor presencia online de las adolescentes en México en distintas redes sociales y plataformas digit-qales debido al confinamiento y la educación en línea.

Nosotras reconocemos que el espacio digital es una extensión de nuestra vida, y que si bien es una herramienta que sirve para el empoderamiento, la socialización, así como la construcción de identidad, también es un espacio que replica y perpetúa violencias estructurales, por lo que las mujeres jóvenes no están exentas de vivir esto.

Ante este fenómeno, nos dimos cuenta que:

  • Es necesario implementar medidas para prevenir la violencia de género dentro de las plataformas digitales. Hacemos mención del contexto tecnológico/digital, ya que, aunque no se perciba tácitamente, en este espacio se reproducen las mismas estructuras y relaciones de poder que en el espacio offline.
  • Atender una situación de violencia de género digital se complica ante la ausencia de políticas públicas que no aborden esta problemática de forma integral.
  • No existe información sobre lo que sucede con la población adolescente y cómo les afecta, debido a que la mayoría de los estudios que se han realizado sobre violencia digital contra las mujeres han sido planteados desde una visión adultocentrista.
  • En México, más del 60% de las víctimas son mujeres entre los 12 y los 29 años, mujeres de 12 a 19 años representan el 32.7% de las mujeres víctimas de delitos cibernéticos (INEGI, 2019).
  • Las adolescentes víctimas de violencia digital realizan pocas denuncias. Esto se debe a distintos motivos: la poca fe en el sistema de justicia en México; el exceso de burocracia y lo costoso que es conseguir un abogado; miedo a la revictimización por parte de las autoridades, que la autoridad difunda las fotos íntimas a medios de comunicación; que terceras personas (policía, jueces, ministeriales, personal de la policía y fiscalía) vean el contenido íntimo. Finalmente, al ser menores de edad, deben de ir acompañadas de madre, padre o tutor; sin embargo, en muchas ocasiones las jóvenes no se acercan a estas figuras por miedo al castigo y por desconocimiento de protocolos de denuncia.